Aguacero de desidias | La Poderosa
Fiske Menuco »

Aguacero de desidias



 

El agua, fuente indispensable para la vida y recurso natural irremplazable es fundamental para el desarrollo de nuestros pueblos. Parece mentira que en un país con una hidrografía tan prominente como el nuestro, la falta, contaminación o usurpación del agua represente una problemática tan acuciante para la población en los distintos puntos del territorio. Bien lo saben los pueblos mendocino y chubutense, que vienen dando la lucha ante la megaminería, el fracking y las políticas extractivistas y contaminantes. También lo sabemos en nuestros barrios marginados; como vecinas y vecinos del barrio Fiske Menuco, la falta de agua nos representa un drama sin fin todos los años.

 

En la localidad de los canales de riego, la mitad del Fiske no tiene agua potable: más de 120 familias pasamos hasta 20 días sin agua para beber y para higienizarnos, con temperaturas que rondan los 40 grados, en casas muy humildes de chapa, con niñas y niños pequeños. Cuando llega el verano nos vemos lejos de poder disfrutar del calor en la pileta o aunque sea bajo la lluvia sutil de una manguera. Mientras tanto, la Municipalidad y la Provincia se tiran la pelota y juegan a la “papa caliente” con la necesidad habitacional de la gente. Luego de incontables reuniones entre vecinas, vecinos y los responsables políticos de obras públicas, las respuestas fueron casi nulas y la mitad del barrio sigue sin agua potable.

 

“En mi familia somos siete. Hace como seis años que venimos peleando por el tema del agua. Todos los años es lo mismo; en la zona que estamos casi nunca llega la presión y, si llega, es a las cuatro de la mañana y de a chorritos. La tenemos que juntar en recipientes, en botellas. Y esta situación no sucede solo en verano, es todo el año”, se lamenta Rosa, vecina del barrio. Gracias a la organización vecinal conseguimos que el municipio envíe camiones de agua para cubrir las necesidades inmediatas, pero la lucha popular continúa y en el barrio Fiske Menuco gritamos que respecto del acceso al agua potable, ¡los estados provincial y municipal son responsables!

Más paradas en nuestra hoja de ruta



Compartir Esta Publicación En