De las cenizas renace la Unión | La Poderosa
Barrio Unión »

De las cenizas renace la Unión



 

 

 

 

El Lunes 29 de julio tres familias del barrio Unión, donde reside nuestra asamblea en Viedma, Río negro, sufrían un cortocircuito que desató el fuego en sus casas. La falta de regularización y urbanización de nuestro barrio derivó, una vez más, en incendios y perdidas.

 

Hace 10 años que el Unión existe y que nos niegan el derecho a vivir en condiciones dignas. El año pasado gracias a muchos reclamos que hicimos al Municipio, se instaló un pilar de luz que no da a basto para las 65 familias que habitan el barrio. Los cables estaban bajos; los arreglamos. La tensión era muy baja; también la arreglamos. Lo que no pudimos evitar fue que ardieran las casas de nuestros vecinos la madrugada del 29 de julio. No pudimos evitar que perdieran todo. No pudimos hacer entrar a los bomberos porque nuestras calles están hechas mierda. Tuvimos que salir a apagar el incendio entre vecinos. Con tierra, porque, como es usual, se había cortado el agua.

 

 

 

 

Nos propusimos reconstruirlas entre todos. Vecinos, vecinas, compañeros y compañeras donaron materiales. Limpiamos los terrenos, tiramos todo lo que el fuego destruyó y empezamos a construir. En dos días de trabajo logramos levantar la mitad de las tres casas que se incendiaron. Entre los mates que nunca pararon de girar; un grupo descargaba ladrillos, otro hacía la mezcla, otro pegaba los ladrillos y otro preparaba el almuerzo para todos y todas.

 

“Esto es impagable” dijo Andrea, nuestra vecina, emocionada por todo el laburo que se había logrado y por el apoyo colectivo. Así como Priscila que pudo volver a traer a su hijito de dos años al barrio y todos vimos en sus caras la alegría y el llanto de reencontrarse.

 

Aun así, la amargura no desaparece. Amargura de escuchar, en Desarrollo Social, al funcionario Martín Posse diciéndonos “no tengo respuestas, tienen que reclamar en EDERSA”. Amargura de saber que el Municipio no nos da respuesta y no sabe cuando podrá darla, o eso nos dicen. Amargura porque quienes se tienen que ocupar de verdad, sólo nos dieron nylon para emparchar. 

 

Ante su recurrente indiferencia, nuestra organizada resistencia.

 

 

 

Más paradas en nuestra hoja de ruta



Compartir Esta Publicación En