Por la dignidad de ellas y ellos | La Poderosa


Letras por Andrea López, fotos por Brisa Aylén Ruiz, comunicadoras de la poderosa asamblea de la Villa 21-24.

 

Como desde hace 5 años, el pasado 16 de marzo se realizó el “Festival de la Infancia Digna», un festival armado por la organización social Juana Azurduy. Se hace en la fecha en que cumplía años Cinthia Ayala Villalba, una nena de 9 años que vivía en el barrio, fallecida el 28 de diciembre de 2014, a causa de una bala perdida en la canchita de Tierra Amarilla, donde jugaba. 

 

El festival empezó con una caravana desde Montesquieu, hasta la canchita de Vanulén, donde se hicieron actividades para los niños y niñas del barrio que, al igual que Cinthia, merecen una infancia libre y digna. Hubo torneos de futbol, show de títeres y rap. El cierre se realizó con unas palabras dedicadas a Cinthia, por parte de familiares y conocidos. 

 

Unas de las personas que hablo fue Victoria Martínez, maestra de primer y segundo grado de la Escuela n° 11. La docente expresó, con lágrimas en los ojos: «La recuerdo con amor y cariño. Este día representa mucha emoción y alegría, cuando murió Cinthia los maestros y maestras no podíamos salir de nuestras casas, de lo que llorábamos. Pensábamos que nada más valía la pena, que si ella moría, como murieron Kevin, Ulises y Facundo, no valía la pena nada de lo hacíamos».

 

 

Victoria también comentó cómo les explicaron la situación a los compañeros y compañeras de Cinthia: «en la escuela y en la Juana Azurduy debatíamos si charlarlo o no, porque no queríamos que los chicos y chicas tuvieran miedo y pierdan las esperanzas. Pero tampoco podíamos naturalizar la situación y hacer como si nada. A partir del cuento «Mil grullas», que trata del fallecimiento de un chico en la segunda guerra mundial, trabajamos el hecho de las muertes».

 

 

Por último, afirmó cómo se construye, para ella, una infancia digna en los barrios: «Desde un montón de lugares. Las maestras y maestros tenemos que brindarles la mejor educación y también escuchar lo que les pasa, ya que a veces vienen angustiados por problemas familiares. No sólo dentro de la escuela la construimos, sino también en los espacios barriales, organizaciones, canchitas, merenderos y comedores. Un plato de comida también es tener una infancia digna”.

 

Más paradas en nuestra hoja de ruta



Compartir Esta Publicación En