¡Justicia por Nino! | La Poderosa
Corrientes »

¡Justicia por Nino!



 

* Por Anahí Andrade, hermana de Sebastián “Nino” Largueri, un pibe de 23 años secuestrado por la Policía de Corrientes el 14 de agosto de 2015, y que apareció muerto con signos de tortura 16 días después, flotando en el Río Miriñay, a 20 km de su casa en Monte Caseros.

 

Mañana inicia el juicio por el asesinato de mi hermano, el Tribunal Oral Penal de Paso de los Libres juzgará a los policías Cristian Ibalo, Walter García, Roberto Aguirre y Ramón Goín, y, pese a todo, me siento tranquila y muy fortalecida para continuar la lucha, acompañada de la gente, de las organizaciones sociales y de muchos familiares de víctimas de gatillo fácil que se solidarizaron.

 
 
El 14 de agosto de 2015 cuatro agentes de la Policía correntina sacaron a Nino de un domicilio particular sin orden de nada, lo secuestraron y se lo llevaron para la ruta. Ya en el campo logró escapar y le contó a un peón que lo habían golpeado y que la Policía lo iba a matar. Esas tierras son del Ejército Argentino, por eso es que habló con personal del Ejército, cerca de las 9 de la mañana del 15 de agosto. Entonces volvió el móvil policial a buscarlo y no se supo más nada, hasta que el 30 su cuerpo apareció sin vida en las aguas del Río Miriñay.
 
 
Un mes antes del secuestro me contó que lo habían llevado al monte y le dijeron que no molestara más o lo hacían NN.  
 
Ahora la prensa local y regional está siendo reacia a difundir el caso; mañana será la primera audiencia y casi nadie de Monte Caseros se nos acercó para hacernos una nota. ¡Necesitamos que los medios se hagan eco de estos hechos!  
 
A Nino le gustaba el fútbol, el boxeo, tenía muchos amigos, excelentes notas en la escuela y su sueño era ser profe de educación física. A los 17 empezó a padecer trastornos psicológicos, luego a consumir y lo ayudamos como pudimos, internándolo en centros de rehabilitación. Deseo para los pibes trabajos dignos, educación digna y recursos para que los centros de rehabilitación estén a la altura de sus necesidades. Porque si a los pibes de barrios vulnerables no les ofrecés eso, a cambio reciben droga y persecución desde las Fuerzas represivas.
 
 
 

Más paradas en nuestra hoja de ruta



Compartir Esta Publicación En