¡A la calle por Gustavo! | La Poderosa
Una utopía
Una construcción social
Un colectivo de vecinos anónimos
Una lucha complementaria de las propuestas partidarias populares
Una estrategia de concientización y politización
Un compromiso para el fortalecimiento comunitario
Un espacio para la integración y articulación de los distintos actores del campo popular
Un movimiento revolucionario latinoamericano, para la batalla de ideas, con la moto del Che y por la luz del faro cubano
Río Gallegos »

¡A la calle por Gustavo!



 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

La justicia santacruceña absolvió al subcomisario Alberto Méndez Miranda de la Comisaría Primera de Caleta Olivia, único imputado por la muerte de Gustavo Gerez.

 
 
La noche del 18 de septiembre de 2016 cuatro efectivos de esa seccional acudieron a un requerimiento y en el camino lo encontraron a Gustavo con el torso desnudo y en “evidente estado de intoxicación” según declararon luego. Sin embargo, tanto Méndez como los efectivos Victor Quispe, Cristian Allende y Vanina Vidal, lo condujeron a la Comisaría y no al hospital como establece el protocolo de actuación.
 
 
En su declaración los miembros de la fuerza provincial aseguraron que Gerez entró caminando a la Comisaría Primera, en tanto que los testigos señalaron que lo ingresaron a la rastra. Asimismo, los efectivos señalaron que los evidentes golpes que mostraba el cuerpo de Gustavo fueron producto de la autoflagelación del mismo dentro de la seccional, pero ¿cómo pudo propinarse tal golpiza?
 
 
José Coetsse, miembro policía provincial, conocía a Gustavo desde los 10 años y sin embargo declaró en calidad de testigo que no lo hacía. ¿Cómo creer en la palabra de quienes entre ellos se defendían contradiciendose en cada testimonio? Como el del sargento García, quien dijo que para calmarlo le ofreció agua y luego confesó que en realidad le arrojó el agua en la cara mientras estaba esposado boca abajo.
 
 
Los gritos de Gustavo durante su detención no fueron factor de atención para los efectivos. La médica forense Barrera llegó más de una hora y media tarde al requerimiento para constatar su estado. La autopsia señaló que murió de un paro cardiorespiratorio producto de una broncoaspiración, noticia que fue comunicada a la familia varias horas más tarde. Su hermana Sandra se encontró con un panorama totalmente distinto cuando fue a reconocerlo a la morgue: el rostro y cuerpo de Gustavo tenía varios hematomas y cortes.
 
 
La Policía de Santa Cruz fue apartada de la investigación por pedido del fiscal. La querella pidió 20 años para Méndez “por conducta omisiva, apremios ilegales, abuso de autoridad y privación ilegítima de la libertad” y ampliar la imputación a al menos 4 de los 13 efectivos, como así también de la médica forense Barrera. A su vez, los fiscales de cámara e instrucción Carlos Rearte y Carlos Borges solicitaron 4 años de prisión y 5 de inhabilitación para ejercer su función. La familia de Gustavo anunció que apelará el fallo.
 
 
Pero, los jueces Juan Pablo Olivera, Humberto Monelos y Griselda Bard determinaron la absolución del único imputado y principal implicado por la muerte de un joven de 28 años. Él y sus cómplices pasearán en libertad por las calles de Caleta Olivia uniformados y en patrullas.
 
 
Mientras que el gobierno provincial anuncia la creación de una “Escuela de Derechos Humanos”, hace vista gorda cuando se ve apuntado y actúa corporativamente para no ver manchado su discurso, criticando la mano dura de Cambiemos, pero obviando lo sucedido con Gustavo Gerez desde un primer momento, tomando la única medida de separar al comisario de la seccional, Fabián Gatica.
 
 
Por todo esto, en Río Gallegos vamos a concentrar el viernes 13 a las 17 en el mástil central de avenida San Martín para exigir justicia por Gustavo. A la represión estatal ¡control popular de las fuerzas de seguridad!
 
 


Compartir Esta Publicación En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *