Nosotras paramos la pelota del machismo. | La Poderosa
Una utopía
Una construcción social
Un colectivo de vecinos anónimos
Una lucha complementaria de las propuestas partidarias populares
Una estrategia de concientización y politización
Un compromiso para el fortalecimiento comunitario
Un espacio para la integración y articulación de los distintos actores del campo popular
Un movimiento revolucionario latinoamericano, para la batalla de ideas, con la moto del Che y por la luz del faro cubano
Barrio Río Paraná »

Nosotras paramos la pelota del machismo.



 

Entre tererés y organización, el Frente de Géneros de La Poderosa del Barrio Río Paraná, paramos la pelota del machismo, saliendo de los hogares para patear la opresión con tacones de punta.

 

 

 

El sábado 3 de marzo nos encontramos y jugamos un torneo de fútbol poderoso, villero y feminista. A nuestro barrio vinieron Mumalá, Barrios de Pie,  ATE y Movimiento Cuña Mbareté María Conti, y también nos acompañaron familiares de víctimas de femicidios, Rita Verón Hermana de Ely Verón, Karina Silguero hermana de Sandra Silguero, y equipos femeninos del B° Dr. Montaña, Río Paraná, la Sociedad Italiana, y la Academia de educación física CUPIEF.

 

 

El torneo tuvo siete equipos, y con el sol en cenit  del cielo correntino disfrutamos de un buen pase, de errar un gol, de la alegría de hacerlo, de ser compañeras tanto del propio equipo como del contrario. Porque jugamos para parar entre todas la pelota del patriarcado, para encontrarnos. Porque la recreación siempre nos fue vedada, porque el fútbol siempre fue un deporte para varones. Decidimos poner sobre la cancha nuestras realidades. 

 

Acá no juega la arbitrariedad patriarcal. Nos la jugamos ahí, en las decisiones compartidas, poniendo todo para ponernos de acuerdo. No hay árbitro y tarjetas al mando, hay protagonistas cooperando y empatizando, haciendo frente y sacandole tarjeta roja a la lógica de este sistema, que toma decisiones arbitrariamente, sin preguntar a nadie, sin cuestionar, sin jugársela, sin mirar al otro, sin mirarse la cara.

 

 

¡Por eso le demostramos que nosotras si paramos y nos jugamos!

 



Compartir Esta Publicación En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *