En Río Cuarto, Kevin tampoco se calla | La Poderosa