«Oración por Maite Amaya» | La Poderosa
Comunicación popular »

«Oración por Maite Amaya»



 

*Por Camila Sosa Villada, escritora cordobesa, orgullo popular.

 

Me piden les amigues de La Poderosa que escriba unas palabras. Yo no sé bien si pa despedirte o pa decirte que te quedes con nosotras.

 

Te conocí en el 2010, en la pensión donde vivía, porque viniste a hacerme una entrevista para El Teje, revista poderosa si las había, que tanto se extraña. Oler a una hermana, reconocerla en el camino, eso pasó con vos. Te veía en las marchas con esa flor fucsia que tenías como pelo, haciéndole frente a lo que se necesitara, poniendo ese cuerpazo a las injusticias. Vos sabés, las que siguen pasándonos, día a día, a las travas y a las no travas y a todos los putos seres vivos de este planeta. Te recuerdo jugando con niños, extrañamente maternal, pero también como una vieja machi, enseñando valores con una sabiduría digna de una vieja machi. Te recuerdo en la radio superada por la injusticia, hablando con la boca llena de bronca y siempre tan inteligente.

 

Tan inteligente Maite.

Tan digna.

 

Creo que todo el tiempo están naciendo héroes, que la tierra nos da héroes. A cada generación, a cada barrio, a cada ciudad, le da un héroe. Vos sos la superheroína de pelo fucsia que hacía un poco más justa esta ciudad gótica que es Córdoba. Vos fuiste un regalo para nosotres. La gente está muy triste con tu partida. Nos quedamos todes medio confundides viste, sin saber qué decir ni qué hacer, pero muy tristes.

 

Mucha gente triste, Maite.

 

Como hace poco leí a Lucia Berlin diciendo que estaba convencida que mientras mejor persona había sido el muerto, menos vacío dejaba, yo no te voy a hablar del vacío que nos dejó tu partida y toda la marencoche. Te voy a hablar de lo agradecides que estamos de haberte cruzado aunque sea una vez en la radio, en las marchas, en Casa Caracol, en la pensión aquella vez porque vos, trava anarquista brava, engrandecías nuestra resistencia.

 

Creo que sos hermosa. Que sos una de las travas más lindas que conocí en mi vida.

 

Que te la bancabas una tonelada o dos y que eras brava y afectuosa como una tigra.

 

Muches enamorades se quedan con el corazón roto por tu partida.

 

Se me parte el alma por las cosas que sólo vos y yo y todas las travas del mundo sabemos. Por ese secreto que no le podemos contar a nadie todavía. Lo que nos pasa y que no hay manera de sacar afuera ¡y la mierda que nos parió! Me da un poco de bronca ¿sabés?, no poder decirlo con claridad. Pero yo sé que vos me entendés.

 

Hay mucha gente que te quiere. Gente que te quiso. Y gente que te va a seguir queriendo porque te moriste como mueren las heroínas: jóvenes, hermosas y dispuestas a la eternidad. Me gustaría que no lo olvides. Allá afuera, donde están sueltas las bestias que nos han dañado, también hay gente que nos quiere, y eso no se puede cambiar.

 

Buen viaje Maite Amaya Maite Subcomandanta Zapatista Caracolera Superheroína Amada Corajuda de los Colores.

 

Gracias por decir que la libertad es un músculo que debemos ejercitar.

 

Gracias.

 

 

 

Foto: Colectivo Manifiesto. 

Más paradas en nuestra hoja de ruta



Compartir Esta Publicación En