Un Festival por la Soberanía Alimentaria | La Poderosa
Una utopía
Una construcción social
Un colectivo de vecinos anónimos
Una lucha complementaria de las propuestas partidarias populares
Una estrategia de concientización y politización
Un compromiso para el fortalecimiento comunitario
Un espacio para la integración y articulación de los distintos actores del campo popular
Un movimiento revolucionario latinoamericano, para la batalla de ideas, con la moto del Che y por la luz del faro cubano
Juella »

Un Festival por la Soberanía Alimentaria



*Por la poderosa asamblea de Juella, Jujuy.

 

Honramos a nuestra tierra y sus productores, que sembraron los valores del trabajo comunitario y cosecharon la resistencia originaria, en el XXVIII Festival del Durazno, la Humita y el Folklore.

 

La Poderosa juelleña es parte fundamental de la organización de este evento anual, que valora a la producción agroecológica campesina, a diferencia del modelo de los agronegocios. Luego de dos semanas de intenso trabajo, logramos llevar adelante un festival en el que participaron más de 400 personas, provenientes de distintos puntos de la Quebrada, del país y de patrias cercanas.

 

 

Este tradicional festejo surgió hace 28 años, con la necesidad de responder a gastos comunitarios de los productores frente a las problemáticas del agua, defensas del río, arreglos de los caminos y mejoras en espacios de educación y salud. La consigna principal concientiza sobre la soberanía alimentaria y nos propone un modelo alternativo que plantea otra organización de la producción de alimentos, la distribución de la tierra y el agua, en armonía con el ambiente, con relaciones de equidad y horizontalidad. Un elemento clave para poder alcanzar una alternativa al modelo de desarrollo fue una jornada de apoyo a los trabajadores de la economía popular, aquellos que se la rebuscan en nuestros pueblos para salir adelante: productores locales de humitas y durazno prepararon sus tiendas con toldos y troncos.

 

 

Además, es necesario remarcar la solidaridad de quienes invadieron de cultura el festejo y se encargaron de hacer bailar, reír y cantar a todo el pueblo de manera desinteresada. Músicos populares de la región, para los cuales el Ministerio de Cultura no quiso pagarles, por no ser artistas renombrados.

 

Durante el incipiente 2017 nuestra Quebrada fue golpeada por las tormentas y aludes, pero aun así, el espíritu guerrero de nuestro pueblo edifica su futuro con semillas, adobe y trabajo comunitario.

 



Compartir Esta Publicación En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *