Puro cuento, en el 11 de Enero | La Poderosa
Una utopía
Una construcción social
Un colectivo de vecinos anónimos
Una lucha complementaria de las propuestas partidarias populares
Una estrategia de concientización y politización
Un compromiso para el fortalecimiento comunitario
Un espacio para la integración y articulación de los distintos actores del campo popular
Un movimiento revolucionario latinoamericano, para la batalla de ideas, con la moto del Che y por la luz del faro cubano
11 de Enero »

Puro cuento, en el 11 de Enero



*Por la poderosa asamblea del Barrio 11 de Enero, San Miguel de Tucumán

 

En nuestro merendero, compartimos una tarde de cuentos para digerir mejor la merienda, la realidad y los sueños.

Miguel y Claudia, dos compañeros que dejaron un día de laburo en su peluquería, llegaron hasta nuestro 11 de Enero desde su Barrio 11 de Marzo, que se encuentra al otro lado de la ciudad. No es ninguna ficción: es un cuento verídico. Sin viajes en el tiempo, no retrocedieron ningún calendario, y se acercaron a nuestro barrio para dar un paso más. Un paso para seguir construyendo educación popular en el lugar de encuentro de changuitos y chinitas del barrio.

 

 

De los superhéroes y las superheroínas, Miguel y Claudia son nuestros favoritos, porque detrás de estos dos trabajadores sencillos, están dos supercuentistas, dos personas que recorrieron los barrios de San Miguel de Tucumán de sur a norte, sólo para deleitarnos con esos grandes cuentos que ellos saben maquinar y contar. A dúo con su compañera, supieron entretenernos a todos los presentes esa tarde lluviosa, que nos obligaba  a refugiarnos en la cocina de la casa de Eli y Pablo, la misma casa donde funciona nuestro merendero Pequeñ@s Poderos@s, en una galería que con mucho esfuerzo están levantando pero aún no está terminada.

 

Un sapo que soñaba ser muchas cosas, una bruja que le borraba la memoria a los animales, fueron algunos de los personajes que entretuvieron a este público inquieto, mientras las vecinas le daban las últimas vueltas al mate cocido, que junto a las totillas conformaban el menú de aquel lunes.

 

Esa tarde pudimos llevar a cabo la importante misión de llenarnos la panza y el corazón, porque no hay revolución posible si no están cargados estos dos.

 

Claudia y el Negro -como cariñosamente le decimos Miguel-, entienden mejor que nadie lo importante de esas tardes que los chicos disfrutan tanto. Ellos sostienen a pulmón, hace ya muchos años, un espacio literario para los chicos y chicas en su barrio. Porque tan importante como comer, tiene que ser el soñar, y tan justo como vivir, tiene que ser el luchar.

 

Este domingo 2 de Abril desde las 18 horas en su casa (Juan Padros 1742) Miguel y Claudia reabren el TALLER LITERARIO PARA PEQUEÑOS LECTORES Y GRANDES CURIOSOS, estamos todas y todos invitados… ¡Y ahí vamos a estar!



Compartir Esta Publicación En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *