Contra el racismo y la pobreza, ¡Homero usa la cabeza! | La Poderosa