Luis Torres, un grito que jamás callará | La Poderosa
Tierra del Fuego »

Luis Torres, un grito que jamás callará



Luis Torres era vecino del barrio Dos Banderas, de Ushuaia, Tierra del Fuego. Durante 30 años militó de forma comprometida en y por los asentamientos más postergados, con el fin de lograr los servicios básicos que necesitamos todos los vecinos para vivir con dignidad. Las veces que fue encarcelado injustamente, y el padecimiento un cáncer mortal, jamás quebraron su compromiso.  A un año de su paso a la eternidad, sus compañeros, amigos y familiares afirmamos que el «gordo Luis» está vivo, en cada persona que lucha.

 

 

“En Ushuaia somos 8 barrios que hemos ocupado tierras fiscales. Somos vecinos  que no tenemos la posibilidad de meternos en el mercado inmobiliario, no tenemos lugar en la ciudad. Así que decidimos luchar desde acá”, dijo alguna vez Luis Torres, militante del barrio Dos Banderas, de Ushuaia, Tierra del Fuego.

 

Vecino, amigo y luchador incansable, que resististe los desalojos y los abusos del Estado.  

Hoy, 29 de octubre, a un año de tu partida, tus familiares, amigos y compañeros de militancia barrial, encontramos este lugar poderoso, para recordar tu lucha humilde y comprometida por nuestros barrios.  

 

Homenaje al compañero Luis Torres, en la letra de la canción compuesta por el grupo vecinal Laion de la montaña.

 

Empezaste diciendo que en un camino largo,

de mil kilómetros, lo primero es dar un paso.

Ese paso lo diste pero sin haber olvidado

toda la gente que en el camino fuiste encontrando.

A otros muchos, les enseñaste a caminar,

y así es como juntos espesamos a soñar.

Compañero, un orgullo al lado tuyo militar;

y más orgullo con tu persona haber formado amistad .

Paso a paso la montaña, esa que tanto subiste…

Paso a paso, tantos hogares defendiste.

Hoy, no estás triste,

vos sabés bien todo lo que conseguiste.

Muchas cosas en la vida deben corregirse.

Caminando por la calle frente a movilizaciones,

el cumpa está presente, lo gritan mis renglones,

con sonrisa ganadora el pueblo predisposiciones,

el cumpa está presente con buenas intenciones.

La fe mueve montañas, como en la que vos vivías,

esperanza compañero, esperanza y alegría.

La vida es una sola y está para lucharla,

no para comprenderla, se te escapa enseguida.

Construiste vida, construiste vida, construiste vida,

 y eso todos tienen que saberlo.

Construiste vida, construiste vida, construiste vida,

la misma vida que una persona como vos no va a perder.

Peleando va por una sociedad más justa.

Y más te ajustan los que con el dedo te apuntan.

Pero siempre cuesta arriba, aunque

cuesta el día formarías con propuestas

las repuestas a muchas preguntas.

Como decías, la creación del movimiento es cotidiana

es muy difícil, pero hay que buscarla.

¿Y quién te para cuando están las ganas?

Hay situación de la vida, que para eso te preparan.

Tus pensamientos todavía en el aire fluyen,

inspirando a los barrios a que luchen.

No escuchamos a los buitres

aunque muchos nos chamuyen.

El paraíso no es el cielo, el paraíso se construye.

Un lugar sin fachos, igualitario, sin mandatarios,

sin muerte en los diarios, es necesario.

Donde el mundo sea Barrio,

la libertad el vocabulario.

Hay que identificar cuando los ojos mienten,

sobreviviendo al vuelo de los que no se arrepienten.

Hoy mi bandera en su asta la sostengo fuerte,

compañero ¡Hasta La Victoria Siempre!

 

Espíritu de la solidaridad,

si te recuerdan hasta las lengas caídas.

Todo el poder lo brinda la humildad,

esto es pa’ cuando no encontremos allá arriba.

Construiste vida, construiste vida, construiste vida,

 y esto todo lo tienen que saber.

 Construiste vida, construiste vida, construiste vida,

 la misma vida que una persona como vos no va a perder.

 

 



Compartir Esta Publicación En