Luis Torres, un grito que jamás callará | La Poderosa