Fútbol poderoso: tercera fecha | La Poderosa
Una utopía
Una construcción social
Un colectivo de vecinos anónimos
Una lucha complementaria de las propuestas partidarias populares
Una estrategia de concientización y politización
Un compromiso para el fortalecimiento comunitario
Un espacio para la integración y articulación de los distintos actores del campo popular
Un movimiento revolucionario latinoamericano, para la batalla de ideas, con la moto del Che y por la luz del faro cubano
Fútbol Poderoso (C.A.B.A.) »

Fútbol poderoso: tercera fecha



El agua es la figura de esta fecha, que moja de gloria a los jugadores que intentan dominar la redonda. Resistiendo a la lluvia, nos plantamos en la cancha y esta tercera fecha te la contamos en lancha…

 

 

¡Lluvia de lujos! ¡Tormenta de caños! Pero… ¡Tráiganse un paraguas que nos empapamos! La Sole de nuevo clavó dos golazos para The Romanes y la tribuna se vino abajo. El agua les importó un carajo. El equipo de Cañiza va de festejo en festejo. Habrá que ver quien se le anima a dar pelea en este torneo tan parejo.
 

Sarandía no llegó. ¿No juntaron los 5?¿No paró el colectivo? ¡Se quedaron dormidos!
Por otro lado y en otro lodo, Los Titos siguen punteros. Y tarde pero seguro, Barraqueños y San Telmo, cumplen siempre en este torneo taaan duro. El equipo de Roque tiene fútbol y toque, que se vio plasmado en un partido increíble. Bajo la tormenta, en un ida y vuelta imperdible, Barraqueños demostró que en el sur sí hay gambeta.

 

Los Coquitos y El Dari no se presentaron. ¡Un garrón! A Coquitos los bancamos porque son vecinos nuestros. Y a El Dari les avisamos que recen un padrenuestro. Igual, no importa si no vinieron, a las maestras de El Dari las bancamos a morir, porque son tan indispensables para parir el porvenir de nuestros pibes y pibas. Sin oprimidos ni opresores, apoyemos todos juntos la lucha de los educadores.

 

Bueno, ahora sí… fíjate que acá están los resultados de esta fecha que no se guardó nada: los expectantes de la tabla se ilusionan con dar pelea, y los que están un poco más arriba no quieren jugar mal ni un segundo.
 

El final se nos presenta incierto, pero nacidos y criados en el barro del potrero: ¡La pelota nunca se mancha, aunque nos caiga un aguacero!

 



Compartir Esta Publicación En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *