Fútbol, de primera | La Poderosa
Una utopía
Una construcción social
Un colectivo de vecinos anónimos
Una lucha complementaria de las propuestas partidarias populares
Una estrategia de concientización y politización
Un compromiso para el fortalecimiento comunitario
Un espacio para la integración y articulación de los distintos actores del campo popular
Un movimiento revolucionario latinoamericano, para la batalla de ideas, con la moto del Che y por la luz del faro cubano
Fútbol Poderoso (C.A.B.A.) »

Fútbol, de primera



El domingo 18 de septiembre arrancamos el primer torneo de fútbol 5 mixto, organizado por nuestra cooperativa Fútbol Poderoso que conformamos pibas y pibes de las asambleas villeras de La Poderosa de Ciudad de Buenos Aires.

 

Decidimos juntarnos, y organizarnos, para  pensar una alternativa laboral que también nos permita ocuparnos de ir a estudiar, sin tener la necesidad de optar por una u otra posibilidad. Así, surgió este trabajo colectivo de la mano y de los pies del fútbol popular, ese sagrado espacio de encuentro que venimos mamando desde hace años en nuestros barrios más olvidados.
Un radiante sol nos sorprendió aquella mañana dominical que le iba dejando paso al mediodía, hora señalada para que arranque a rodar la pelota y el esfuerzo de meses, en las canchitas de Madero Fútbol. En la ronda habitual donde en conjunto tomamos las decisiones, definimos los últimos detalles y, entre nervios y mates, esperamos que lleguen los equipos.
Participaron ocho de la primera fecha:

 

Anónimus;

Barraqueños FC;

El Dari;

Los Titos;

San Telmo Club;

Sarandí Efece;

The Romanes;

Tiki Tiki.

 

 

El primer partido fue un buen presagio: The Romanes le ganó a San Telmo Club en un emocionante 5-3. Desde los primeros minutos, el conjunto que lleva su nombre en reverencia a Juan Román Riquelme, extinto ex número 10 de Boca, y quien fuera la primera tapa de La Garganta Poderosa, tuvo el control de la pelota y, pese a que se encontró con una defensa rival muy sólida, tuvo un arma fundamental para alzarse con la victoria: la goleadora del partido Soledad González, quien se lució con tres goles, y uno de ellos memorable, picándosela al arquero. En el último minuto del segundo tiempo, la derrota abultada no le imposibilitó a San Telmo Club descontar con un tanto de “Dada”, de palomita, que se llevó los aplausos de todos. Ambos equipos se felicitaron al terminar, y más de uno pidió fotos con la delantera figura del encuentro.

 

 

 

El cotejo más infartante de la fecha fue el protagonizado por Los Titos y Barraqueños FC, en el segundo turno. Fue un partido trabado en la mitad de cancha, con mucha pelota dividida. Se enfrentaron dos equipos que se conocían las caras pero no las habilidades. Durante casi todo el partido, Los Titos  estuvieron al frente del marcador, por uno o dos goles. Sin embargo, en el periodo final el conjunto de Barracas remontó el partido a pura garra hasta igualar en 8. Pero cuando parecía que ambos se conformaban con el punto, a falta de 5 minutos Los Titos definieron el partido de contra. Gonzalo Rubio, para el ganador; y Alberto Miranda, de Barraqueños FC, fueron los goleadores de la fecha con 4 “pepas” cada uno.

 

 

 

La paridad de los dos juegos iniciales no se reprodujo en el tercero. Fue un afano. De hecho, antes de arrancar ya se sabía quién ganaría. Tanto, que al equipo perdedor ni se lo vio en la cancha, literalmente. Tiki Tiki nunca llegó, y Sarandí Efecé ganó los puntos sin transpirar. Pero no pudieron zafar de la ducha: jugaron un amistoso contra el team organizador, en el que sobraron risas y gambetas.

 

 

 

La jornada la cerraron Anónimus y El Dari con cuarenta minutos de antología, repartidos en un tiempo para cada equipo. En el primero, Anónimus fue arrollador. Un baile para el recuerdo: el 4 a 0 con el que se fueron a descansar pintaba para una goleada mayor. Sin embargo, como decía el gran Dante Panzeri el fútbol es dinámica de los impensado. Desde el arranque del segundo acto, la actitud de El Dari fue distinta. Empujado desde el arco por la arquera, las maestras populares metieron en un arco al conjunto rival, apichonado a medida que el adversario achicaba diferencias, hasta lograr un inesperado 4 a 4 con varios minutos por delante. Recién ahí, a Anónimus le sonó el despertador. Y luego de varias situaciones desperdiciadas para torcer el resultado, a 3 minutos del final Germán “El Patón” Gómez arremetió con un puntinazo que se clavó en el ángulo superior izquierdo. Con ese pelotazo que conmovió a propios y ajenos, se terminó una larga y satisfactoria primera jornada de trabajo cooperativo.

 

[Best_Wordpress_Gallery id=”47″ gal_title=”Fútbol Poderoso (Capital)”]



Compartir Esta Publicación En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *