Nuestro candidato | La Poderosa
Comunicación popular »

Nuestro candidato



Guarda, guarda que ahí viene, guarda, ¡agarrate! Hablá, agitá, frená, salí de ahí, ¡saltá! Pero no te caigas ahora, cobarde, subí, subí. ¿A dónde vas? ¿A dónde mierda vas? Acá, vení para acá, no, para allá… Bancá la parada, cagón, ¿querés? Pedías democracia y acá la tenés, así que poné el pecho y decime qué carajo vas a hacer, pero ya, ya, ya, pedazo de impoluto, ¿o no estás midiendo el minuto a minuto? Para qué, ¡Para qué, me decís! Para que me ayudes a justificar esta catarsis, a volcarte estas toneladas de violencia importada en el container de mi superioridad moral. Y olvidate, salame, porque en dos minutos te digo qué clase de bosta sos: seguro peroncho, o trosko, o panqueque, o zurdito, o naif, o converso. Ah, lo negás, ¿qué negás? Posta, ¿tan flojito sos? Listo, entonces ya te lo digo: “Tibio”, sos un tibio del orto. Ah, ¿no? ¿Qué no sos uno? Mirá vos, che, ¿y cuántos son? ¿Cómo 20 asambleas? Y bueno, hablen giles, hablen y cuélguense su etiqueta, porque seguro son muchos desagradecidos que se olvidan lo que hizo este gobierno y, si no, seguro son muchos choripaneros comprados por este gobierno y, si no, seguro son muchos rosqueros que buscan quedar bien con todos y, si no, seguro son una secta de puristas iluminados y, si no, ¿qué carajo son?

Dale, digan, qué son, ¿unos villeritos que luchan desde sus barrios, construyendo consensos paralelos a las legítimas pujas electorales? Y qué más son, a ver, ¿una poderosa red de cooperativas y educación popular? Sí, claro, ¿un movimiento complementario de las vitales alternativas populares que se debaten en la arena electoralista? Veo, ¿un colectivo de colectivos que no desestima, ni demoniza, ni relativiza la importancia de la política partidaria, porque apenas transita un camino paralelo que intenta mejorarla, con más y mejor inclusión, con más y mejor discusión? O sea, ¿una humilde construcción que se toma su tiempo para ir subiendo el piso de la participación? Aham, ¿una agrupación que abraza a la izquierda y al peronismo, que ha valorado y criticado mil veces al socialismo, al trotskismo y al kirchnerismo, que ha reaccionado y confrontado ante cada paso derechizado del sciolismo, y que jamás en la puta vida elegiría darle el Estado al macrismo? Ay, re lindo, nabos, ¿no quieren agregar que piensan distinto entre ustedes a la hora de votar y que eso no les impide unirse para alfabetizar, ni para luchar, ni para seguir construyendo poder popular? Perdón, señoritos, pero mejor sigan con sus jueguitos, mientras los grandes eruditos definimos el futuro de la nación… Que al pedo tanta agresión, tanta chicana y tanta moralina de ciencia ficción.

Acá, contra todo tipo de arrebato, se respeta tu decisión.

Vos respetá a nuestro candidato, que se llama urbanización.

Más paradas en nuestra hoja de ruta



Compartir Esta Publicación En